La Voz de Panamá

Los Pumas argentinos afilan las garras para otra hazaña en el Mundial de rugby

La legendaria garra y la mística de la selección argentina de rugby será un arma crucial en el Mundial de Japón-2019, aunque sería una hazaña si deja atrás a una de las potencias del Grupo C, Francia o Inglaterra, para pasar de ronda.

«Los muchachos se prepararon todo el año para salir campeones del mundo. Hay que soñar en grande», aseguró el entrenador Mario Ledesma, con mentalidad ganadora.

Ledesma es un exhooker del equipo que ganó el bronce en el Mundial de Francia-2007, la mejor actuación histórica de los argentinos. Saltó a la dirección técnica desde su buen desempeño en la franquicia Jaguares.

Los Jaguares acaban de asombrar al mundo de la ovalada como subcampeones del Super Rugby, conducidos por Gonzalo Quesada. Perdieron la final ante los Crusaders neozelandés 19-3.

«El crecimiento del rugby argentino no se detuvo y solo se puede esperar que el éxito de Jaguares se traslade al Mundial», declaró el formidable exwing de los Springboks sudafricanos Bryan Habana, tras la final del Super Rugby jugada en Christchurch.

El dilema de los Pumas es que la llave que le tocó en primera ronda es un reto de palabras mayores. «La zona es parecida (a la del 2007) en cuanto a dificultad de los rivales, y está obviamente la semejanza del primer partido contra Francia (la vencieron 17-12)», dijo Ledesma.

Argentina debutará contra los galos en Tokio. Luego se medirá con Tonga, Inglaterra y Estados Unidos.

«Vemos cosas parecidas (al 2007) en cuanto a cómo sienten los jugadores, cómo se quieren entre ellos, cómo quieren la camiseta, cómo defienden. Esperemos tener el mismo resultado», expresó Ledesma.

Otro recuerdo lo aportó uno de los grandes aperturas argentinos y triunfador en el rugby de Francia, Juan Martín Hernández. Tras observar un entrenamiento de los nuevos Pumas, evocó: «Había que ahogarlos a los franceses y así fue. La defensa fue tremenda».

El bronce quedó prendido con otra victoria sobre los Bleus, por 34-10. Pero la historia nunca es igual. Habrá en Japón 16 Pumas debutantes en Mundiales.

– Las reservas anímicas –

La fisonomía del equipo ha cambiado. Los argentinos lograron desarrollar una dinámica de juego rápido con las manos durante la era como DT de Daniel Hourcade, entre 2013 y 2018. Antes la fortaleza se medía por el scrum.

No hay, como hace 12 años, un mosaico de estrellas. Incluso, si es que se puede hablar de sorpresas, la convocatoria de Ledesma incluyó a jugadores de muy escaso rodaje con la albiceleste.

Son los casos de los fullbacks Lucas Mensa, Santiago Carreras y Juan Cruz Mallía. Pero se cuenta con las veloces corridas hacia el ingoal de Ramiro Moyano o Matías Moroni o el tiro a los palos y solidez del apertura Nicolás Sánchez.

En el pack de forwards se lucen Juan Manuel Leguizamón, Pablo Matera, Tomás Lavanini, el hooker Agustín Creevy y Juan Figallo.

«Nos puede volver a ir mal, pero eso no nos tiene que hacer cambiar lo que queremos construir», declaró Agustín Pichot, alma de Los Pumas en cuatro Mundiales, miembro del Salón de la Fama de la World Rugby y vicepresidente de World Rugby.

Un guerrero de mil batallas que estará firme en el pack será el santiagueño Juan Martín Leguizamón, un gigante que a los 36 años aporta su experiencia mundialista. «Siempre hay una motivación extra que te hace alcanzar objetivos», dijo Leguizamón, quien logró el cuarto puesto en el Mundial de Inglaterra-2015, otro momento épico de un grupo de hombres que sabe usar las reservas anímicas.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *